Michel Rolland no tenía escapatoria. La uva está ligada a él desde el principio, pues creció en la finca familiar Le Bon Pasteur, rodeada de viñedos, en la localidad francesa de Pomerol. Al vino ha dedicado su vida y, sobre todo, sus últimos 40 años de actividad profesional. Con más de 70, sigue siendo el flywinemaker por antonomasia, el consultor al que acuden bodegas de distintas partes del mundo –ArgentinaEstados UnidosChileIndiaEuropa por descontado- para que cate su vino y colabore a situarlo en lo más alto.

pincha aquí para ver noticia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This